6 consejos para comer sano mientras viajas

Si estás planificando un viaje, son muchos los aspectos a considerar, y uno no menos importante es la alimentación. Ante todo, una alimentación variada y saludable está determinada por las características de cada persona, sus hábitos, su cultura, edad, género, actividad física y muchos otros factores.

Sin duda, alimentarse pertenece a uno de los mayores placeres de la vida. Es por ello que te invitamos a combinarlo con uno de sus mayores atributos: su importante rol en la salud del individuo, principalmente si harás un viaje energético, con muchas caminatas u otras actividades físicas.

Alimentación saludable
Foto por Ella Olsson en Unsplash.

1- ¡La planificación es clave!

Cabe destacar que nuestro cuerpo funciona como un reloj, en un proceso que se llama ciclo circadiano. Por eso, es sumamente importante que el consumo de alimentos sea adecuado para cada momento.

Para lograr el consumo adecuado, es importante organizar tus horarios, lo que te permitirá planificar y elegir mejor lo que comerás. De esa forma, cumplirás con cada una de las actividades del día que requieran energía y concentración, y te mantendrás más activo y más contemplativo.

El día que planifiques una actividad que requiera un alto gasto de energía, como por ejemplo largas caminatas, procura consumir alimentos más ricos en hidratos de carbono, como cereales, pastas y tubérculos en tus comidas principales. Las proteínas también deben ser bien seleccionadas y aportadas por fuentes de origen animal o bien vegetal, que permitirán que tu cuerpo mantenga la masa muscular y no la utilice como sustrato para este gasto energético extra.

Ya en los días más sedentarios, una buena selección de alimentos con baja densidad energética será la mejor opción. Tal como la mayoría de las verduras, podemos mencionar como ejemplos las hortalizas de hoja verde, los espárragos y brócolis. Asimismo, todos los tipos de frutas, cuando sean enteras, congeladas o en lata sin almíbar.

Desayuno saludable
Foto por JESHOOTS.com en StockSnap.

2- ¡Disfruta tu desayuno!

El desayuno es la comida más importante para garantizar la energía necesaria para tu día, ya que después de unas horas de ayuno, nuestro cuerpo despierta con sed de nutrientes. Considerando que la mayoría de los alojamientos incluyen el desayuno, puedes aprovechar la oportunidad para consumir la cantidad adecuada de alimentos.

Por lo tanto, procura consumir una porción de frutas variadas, que contribuyen con una gran cantidad de vitaminas, avena o pan integral, que contienen minerales y fibra dietética, y huevos, que son ricos en proteínas, vitaminas y minerales.

Mientras que debes resistir la tentación de comer alimentos con un alto contenido en grasas saturadas y azúcares, como tocino, mantequilla en exceso, queques, galletas, dulce de leche y mermeladas. Para evitar que tu cuerpo realice un esfuerzo añadido e innecesario para metabolizar estos elementos.

Mercado local
Foto por Photo Mix en Pixabay.

3 - ¡Consumo de alimentos locales!

Los mercados regionales son una buena opción para conocer nuevos sabores, texturas y encontrar en ellos experiencias nuevas, además de conocer un poco más del destino. Así que te recomendamos planear al menos una visita a uno de esos lugares.

Se puede señalar que los alimentos de las producciones locales son más frescos y más saludables. Puesto que los productos que son transportados desde grandes distancias necesitan conservantes o estabilizantes químicos. Además, es posible conocer mejor el origen de lo que se come, por la cercanía con los productores.

Otra ventaja es que los alimentos locales son estacionales. Eso significa que no necesitan de una “maduración artificial” con gases, y estarán en su estado óptimo para consumo. Comer de manera estacional resulta en una alimentación mucho más deliciosa y rica en nutrientes.

Comida chilena
Foto por Ildi Papp en Shutterstock.

4 - ¡Elige solamente UNA comida chatarra!

No es novedad que nos hacen mal los alimentos con alto aporte de grasas saturadas, azúcares y sodio, dado que se acumulan en nuestro cuerpo y aumentan los riesgos de enfermedades como diabetes y colesterol alto. No obstante, es normal tener ganas de escapar de la dieta cuando estamos de vacaciones. Por eso, la recomendación es elegir como máximo una comida chatarra en el viaje.

Por ejemplo, puedes elegir probar un rico postre de chocolate en una tarde de once o deleitarse con una noche de pizza en la cena. Lo importante es mantener el control.

Otro punto muy importante es que después de una comida no saludable, le sigue una saludable, ¡sin falta!

5 - ¡Lleva contigo un snack saludable!

Durante una caminata, trekking, kayak u otras actividades físicas, nuestro cuerpo está consumiendo la energía almacenada. Antes de salir a conocer algún lugar, no te olvides de un snack para llevar.

Las mejores opciones son las frutas que no requieren mucha preparación, como un plátano, una manzana, un durazno o unas mandarinas. Además de deliciosas, son fáciles de transportar.

Conocidas en inglés como “nuts”, los frutos secos te brindaran una manera fácil de aportar energía, proteínas vegetales, ácidos grasos de excelente calidad y fructosa. Buenas opciones son las almendras, avellanas, nueces pecanas y semillas de calabaza. De la misma forma que las frutas, son económicos, fáciles de empaquetar y guardar.

Así que podrás llevarlos siempre en tu bolsa, y esto te ayudará a calmar el hambre y evitar tomar decisiones de comida por impulso.

Photo by Thom Holmes on Unsplash.

6 - ¡Beba mucha agua!

Como ya sabemos, el 70% de la composición de nuestro cuerpo es agua, siendo así un elemento indispensable para mantenernos sanos. No solo limpia nuestro organismo y elimina las toxinas, sino que también es un eficaz vehículo para transportar las vitaminas y sales minerales que nuestras células necesitan.

Dicho eso, nuestra sugerencia es que acompañe tus comidas con agua, sea natural, con gas o con rodajas de limón. De esta forma, evitarás el consumo de bebidas con muchas calorías y azúcares, como jugos de frutas y refrescos.

Así mismo, también te sugerimos que siempre lleves contigo una botella de agua, para garantizar que te mantengas hidratado.

¡Listo!

Recordando nuestras sugerencias, podrás aprovechar al máximo tu viaje, sin sentirte culpable. Ten en cuenta que necesitarás mucha energía para explorar nuevos lugares, y con una alimentación sana rendirás mucho más.

Ahora dime en los comentarios, ¿qué parte es la más difícil de seguir para comer sano en el viaje?

Nuestras Publicaciones Recientes

Nuestras Redes Sociales

Novedades

Suscríbete y recibe todas las novedades

¡Estarás al día de todas las novedades sobre artículos, destinos, ofertas y promociones exclusivas!

¿Te gustó la publicación?
Comparte con tus amigos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al cerrar este mensaje o continuar navegando aceptas el uso de cookies, de acuerdo con nuestra política de cookies. Conoce más en Política de Privacidad.